Don Quijote de ManhattanDon Quijote de Manhattan

Don Quijote de Manhattan

Una de las novelas en español más originales de los últimos años.

ISBN 978-84-15070-72-6
312 páginas
Tapa dura, 14,5 x 21 cm

La nueva novela de una de las escritoras españolas más interesantes del panorama actual.

En la nueva novela de Marina Perezagua, Don Quijote, disfrazado de C3PO, y Sancho Panza, que se ha decidido por un traje de Ewok, recorren el Nueva York actual. En uno de tantos encuentros casuales, una mujer le regala una Biblia a Don Quijote. Esta lectura inspirará las aventuras de la pareja, una serie de pequeñas historias que tienen que ver con la actualidad y con lugares muy reconocibles de la ciudad.

Las breves narraciones que configuran esta novela oscilan entre lo cómico y lo directamente surrealista, Nueva York aparece como un gran escenario donde todo puede suceder, desde una conversación imposible hasta una inundación con tintes apocalípticos.

¿Por qué lo publicamos?

Es una novela atrevida, ambiciosa y con un inagotable sentido del humor que critica al mundo moderno a través de los ojos, curiosos y críticos, del personaje de Cervantes.

ISBN 978-84-15070-72-6
312 páginas
Tapa dura, 14,5 x 21 cm

Una novela amena y que da un nuevo giro inesperado en la obra de una autora de culto.

Marina Perezagua

(Sevilla, 1974) es escritora y profesora. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla, vive fuera de España desde hace muchos años, los últimos quince en Nueva York. Ha dado clases de español y cultura española en Lyon y en diversas universidades privadas y públicas de Nueva York. Ha publicado dos libros de relatos, Criaturas abisales y Leche, éste último traducido al japonés y las novelas Yoro y Don Quijote de Manhattan.
Marina Perezagua
¿Quieres leer un fragmento de este libro?
¿Quieres leer un
fragmento del libro?

«Y al ver Sancho que don Quijote no respondiera, sino que, como desmayado, aunque con los ojos abiertos, volviera a dejarse caer en el campo encharcado, imaginándose lo peor, lo incorporó y, apretándolo contra su pecho, comenzó a hablarle con una ternura tal en el tono de su voz, en las caricias y en las palabras que le prodigaba, que cualquiera que le escuchara, así fuera el mayor señor del mundo, habría deseado ser vasallo de semejante caballero: “¡Oh mi noble y venerable viejo! Levántese, por caridad. Levántese, le digo, o no podré sino pensar que ha nacido vuestra merced para agriar mi muerte, pues no quisiera yo vivir más, y aquí he de dar fin a mis huesos si vuestra merced se muere”.»

Don Quijote de Manhattan
Marina Perezagua